27 agosto 2015

Indignación ganadera en las carreteras gallegas

Indignación ganadera en las carreteras gallegas
La leche sigue en lucha. Menos de cuarenta y ocho horas después de que el Ministerio de Agricultura se negara a promover precios mínimos para la leche y mientras la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, calienta aún más el ambiente al acusar a los ganaderos de reclamarle "ilegalidades" en un acto de partido, cientos de tractores se han vuelto a echar a las carreteras gallegas. En esta ocasión ha sido en la comarca lucense de A Terra Chá y se calcula que los vehículos agrarios han duplicado a los de las protestas de la pasada semana para formar una cadena de kilómetros de indignación como primera "respuesta" a la actitud de las Administraciones.

Desde Mosteiro, Meira y Pastoriza hasta Muimenta y desde Feria do Monte, Trasparga, Buriz, Alba o Momán. De estas y de otras muchas localidades de la comarca salieron los tractores alrededor las 11 de la mañana para iniciar el recorrido hacia la capital chairega, donde gran parte del comercio local cerró durante las alrededor de dos horas que duró la movilización para expresar su solidaridad. Pacíficamente pero con contundencia se quiso dejar claro que los ganaderos gallegos no se quedarán en casa mientras "una tercera parte cobren por debajo de los veintiséis céntimos" el litro de leche y "otros muchos, no llegan ni a los veinte", indican desde Unións Agrarias.

La actitud de los gobiernos gallego y central alimentó la indignación de los profesionales. La situación no es nueva, dicen desde el Sindicato Labrego Galego, pero "su nivel de gravedad pocas veces ha alcanzado el actual". Y la "ausencia de respuesta e iniciativa ante la agonía del sector lácteo" convierte estas movilizaciones, a juicio del SLG, en "más necesarias que nunca" para amplificar la exigencia de "políticas que sirvan para solucionar los problemas estructurales del sector".

Cabecera de la manifestación en Vilalba / Revista AFRIGA
Desde lo alto de los tractores se miró hacia el Ministerio y hacia la Unión Europea, pero también hacia la Xunta y su presidente, estos días en período vacacional. El Gobierno central, dice el coordinador provincial de la Federación Rural Galega (FRUGA), Elías Somoza, "no apuesta por que los ganaderos puedan cobrar por riba de los 34 céntimos" y el Ejecutivo gallego debería "tomar conciencia" de lo que esto supone. En esta línea, Somoza se remite a las palabras de Alberto Núñez Feijóo durante su etapa en la oposición recuperadas este miércoles por Praza.gal "No es de recibo que Feijóo dijera que el bipartito de la Xunta llevaría al sector lácteo a segunda división, porque él lo está llevando a regional preferente", ilustra.

Junto a los ganaderos y sus representantes sindicales marcharon también, como en otras ocasiones, numerosos alcaldes, así como el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, que también se dirige al presidente de la Xunta. Para el líder de los socialistas resulta "esperpéntico" que la propia ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, le tenga que exigir a la Xunta que "ejerza sus competencias" en la defensa del sector lácteo. "Para Francia la leche es estratégica, para el PP en España y en Galicia nunca lo ha sido", afirma Besteiro, en un contexto en el que recuerda que él mismo advirtió "hace un año" que "con la finalización de las cuotas el Gobierno tendría que estar preparado". "Se nos decía que éramos unos catastrofistas y Feijóo aseguró que los precios subirían" sin apostar por "una solución política" para "un problema político". "Dejen de poner excusas legales, porque no existen", asegura el socialista.

Imágenes cedidas por la Revista AFRIGA